Emociones y deporte
12 diciembre, 2018

Hoy en día es difícil no tener en cuenta las emociones en cualquier ámbito de la vida pero…
¿CÓMO INFLUYEN EN EL DEPORTE DE ÉLITE?

En U por Swan Coaching estamos convencidos, y es uno de nuestros fundamentos, que el estado anímico y mental de un deportista o de un equipo es determinante en su rendimiento.

Si analizamos el deporte en los últimos tiempos ha evolucionado mucho y se ha profesionalizado enormemente.

Hace años había un debate entre los que nos dedicábamos a formar deportistas, sobre si el deportista “nace” o se “hace”. Recuerdo a un amigo aficionado a los deportes rurales, que me suele decir; “de un burro no sale un caballo”.

No le falta razón pero en U por Swan Coaching estamos en el hacer. Siempre  nos gustan los retos, a ser posible los retos extraordinarios.

Hoy en día vemos como un deportista de elite se rodea de personas de confianza que le acompañan en su desarrollo. Nutricionista, Fisioterapeuta, Coach, Mentor, Personal trainer, Agente… Y es que la competitividad es cada vez mayor. Vemos deportes donde los cuerpos de sus practicantes, estos últimos años, han cambiado enormemente. Se exige cada vez más y permanecer en la élite ya es un reto muy potente.

Hoy podríamos decir que un deportista nace, se hace y se transforma.

El equipo de U creemos que el deportista además de hacerse se ha de reinventar en muchos momentos de su carrera.

Es en esta fase y en el hacer donde entran de lleno las emociones. Somos seres racionales, muchas veces miramos a la emoción con desdén. Decimos que es demasiado subjetiva. Sin embargo, las emociones nos determinan a la hora de  decidir. En la mayoría de los deportes se decide constantemente y además casi en el instante, de ahí que el estado de ánimo de la persona sea fundamental para un rendimiento extraordinario, que es el que nos exige el deporte habitualmente.

Es por eso que además del estado de forma físico, la alimentación, el descanso, nosotros prestamos especial atención al estado anímico y emocional del deportista.

Como influyen el miedo, la ira, la tristeza, el estrés, la alegría, sorpresa, amor…? El miedo por ejemplo, en exceso nos puede paralizar, nos puede invitar a huir, nos puede atenazar de tal manera de producirnos más lesiones, etc. Sin embargo el miedo es necesario en muchas ocasiones, nos pone en alerta y nos activa y podemos sacar un gran aprendizaje de esta emoción.

¿Podemos pasar del resentimiento a la aceptación? ¿De la resignación a la ambición?

En U creemos que el coaching deportivo es una herramienta muy potente para la consecución de retos extraordinarios. Es prioritario, definir los auténticos objetivos del deportista, dejando de lado las distracciones. Elaborar un plan de acción individual de acuerdo a las necesidades de cada persona. Todos somos diferentes. No a todos nos sirven las mismas rutinas. Creemos que las emociones nos ayudan a sobrevivir y adquirir conciencia, entenderlas y aceptarlas puede ser un factor muy importante  en la consecución de nuestros objetivos. No podemos negarlas. Son biológicas. El deportista de hoy en día necesita desarrollar habilidades emocionales. Es necesario tener un equilibrio emocional para poder mantenerse en la élite y poder reinventarse según las necesidades de la competición. La fórmula es: equilibrio Cuerpo – Mente – Emoción. CME